PDF
Imprimir
E-mail
Escrito por Administrador   
Lunes, 03 de Abril de 2017 00:00

Semana Santa 2017

  

Comunidad Parroquial de

Santa María la Mayor y Real de Sar

 

 

 

 

 

Parroquia de Sar del 9 al 16 de Abril de 2017

 

 

  •    Domingo de Ramos 9 de Abril de 2017

 

- Bendición de Ramos y Palmas -

 

Hora: 12 de la mañana

 

       Jesús entra en Jerusalén, donde será detenido y crucificado. Pero nosotros hoy le aclamamos. Porque creemos que su camino es el camino de la vida.

 

 

  •    Jueves Santo 13 de Abril de 2017

 

- Celebración de la Santa Cena -

 

Hora: 5 de la tarde

 

        Jesús nos deja el pan y el vino, su Cuerpo y su Sangre. El alimento de vida para siempre. Y nos invita a vivir llenos de su mismo amor.

 

 

 

- Hora Santa -

 

       Hora: 8 de la tarde

 

        Acompañar a Jesús en el momento de mayor soledad y entrega al Padre.

 

 

 

  •    Viernes Santo 14 de Abril de 2017

 

- Oración de la mañana -

  

       Hora: 10:30 de la mañana

  

 

- La Pasión del Señor -

 

       Hora: 5 de la tarde

 

       Jesús muere en la Cruz. Nosotros lo contemplamos con todo agradecimiento, y afirmamos nuestra fe en él: de su cruz brotan la vida y la salvación.

  

 

 

  •    Sábado Santo 15 de Abril de 2017

 

- Viacrucis al Monte Pedroso -

 

       Hora: 10:30 de la mañana

 

       Salida das Casas Novas; estadio de Santa Isabel, hasta la cima del Monte Pedroso.

 

 

 

 

- Vigilia Pascual -

 

       Hora: 8 de la tarde

 

       La noche más grande, la noche más luminosa. El amor y la vida han vencido al mal y a la muerte. Jesús ha resucitado, y nosotros somos llamados a resucitar.

 

 

 

  •    Domingo de Pascua 16 de Abril de 2017

 

- Domingo de Pascua de Resurrección -

 

       Hora: 10:30 y  12:30 de la mañana

 

        No busquéis entre los muertos, al que vive.

 

 

 

¡ CRISTO HA RESUCITADO ¡

 

 Felices Pascuas de Resurección os desea la Comunidad de

Santa Maria la Mayor y Real de Sar

 

 
PDF
Imprimir
E-mail
Escrito por Administrador   
Sábado, 14 de Abril de 2012 15:35

 

Felicitación de D. Julián

¡
Felices Pascuas de Resurrección del Señor! Sabíamos que la Cuaresma no era un fin en sí misma sino un medio para prepararnos espiritualmente a celebrar la Resurrección del Señor que afirma nuestra fe, fortalece nuestra esperanza y anima nuestra caridad.
Hemos vivido con intensidad espiritual y religiosa estos días de Semana Santa. Ahora no podemos caer en el riesgo de la pasividad e indiferencia por lo que se refiere a la presencia del Resucitado en nuestra existencia. Seguimos sintiendo la necesidad de dar a nuestra vida un sentido trascendente. No podemos seguir buscando a Cristo entre los muertos porque Él ha resucitado, vive y está entre nosotros. Descubrir esta presencia nos ayuda a hacer una lectura creyente de la realidad concreta en que vivimos.
Todo es posible al que cree que la vida ha vencido a la muerte, el amor al odio, la verdad a la mentira, el bien al mal. Estas claves hemos de tenerlas muy presentes para construir un nuevo estilo de vida en la que la contemplación del rostro resucitado de Cristo nos impulse a tomar conciencia de la dignidad de la persona humana que ha de ser el referente para nuestras actuaciones en el campo social, cultural, económico y religioso.
Cada uno de nosotros ha de hacerse eco del mensaje de Pascua. Es claro que la transformación de la sociedad que deseamos, comienza por la transformación de uno mismo, renunciando a lamentaciones, descartando el culpar a los demás, y partiendo de la realidad concreta para ir modelándola conforme al plan de Dios manifestado en Cristo. Es verdad que el hombre puede construir la sociedad sin Dios pero la construirá contra el hombre. 
La tristeza y la desilusión que se perciben en nuestra sociedad, parecen haber olvidado la sencillez del corazón y la espiritualidad esencial del hombre y están siendo la causa de la falta de esperanza y de felicidad. Bien es verdad que para ser felices el camino más fácil es hacer felices a los demás, viviendo cada día como si fuera el último de nuestra vida, sabiendo que el amor puede ser infinito cuando se ofrece, dejando de enredarnos con los medios para orientarnos hacia los fines, y descubriendo lo mejor en los demás para poder encontrar lo mejor en nosotros.
¡Felices Pascuas de Resurrección!

 

+ Julián Barrio Barrio,
Arzobispo de Santiago de Compostela