PDF
Imprimir
E-mail
Usar puntuación: / 1
MaloBueno 

galega800x600   bandera inglaterra

- El claustro -

      Todo parece indicar que el taller compostelano encargado de rematar la construcción de la iglesia fue, a la vez, el responsable del levantamiento de las obras del claustro y de las dependencias monásticas, trabajos que se llevaron a cabo durante la primera mitad claustro pdel siglo XVIII. De este primitivo claustro medieval, alrededor del cual se organizaba la casa de los canónigos, tan sólo se conservan nueve arcadas en su ala norte que discurren paralelas al muro sur de la iglesia. El resto del claustro desapareció tras la construcción del actual, en el siglo XVIII.

      En la realización de la crujía o sección románica del claustro se percibe una clara evolución estilística, y consecuentemente cronológica, cuya variación se aprecia a medida que la construcción avanza desde el lado este hacia el oeste, en el que ya se entrevé la introducción de una estética más próxima al gótico.

      Los vínculos estilísticos entre el claustro medieval de la catedral de Santiago y el de Santa María de Sar son tan estrechos que animan a pensar que alguno de los artífices estaría relacionado con el taller del Maestro Mateo, cuya huella es más notoria en los primeros tramos de la arquería.

      La galería norte muestra la alternancia de dos ritmos en la disposición de las arcadas que se organizan, o bien intercalando un pilar entre cada dos arcos, o bien yuxtaponiendo los dos arcos sin pilar entre ellos. Si comparamos ambas fases, podemos observar algunas diferencias arquitectónicas y ornamentales. Así, en la primera parte, de mayor riqueza decorativa que la segunda, destaca la abundancia de adornos con motivos vegetales y naturalistas en sus capiteles, cimacios y arcos.

      Los últimos tramos del corredor sufren una suave evolución estilística, coincidiendo con el cambio de ritmo arquitectónico, que se constata en la progresiva estilización de su decoración vegetal, la moderación en la profundidad de los labrados, la reducción ornamental y la simplificación de sus elementos arquitectónicos (capiteles, cimacios, arcos, etc.). La inicial vinculación mateana del claustro deriva en un claro goticismo propiciado por el carácter protogótico que impregna la obra del taller del Maestro Mateo así como por la fecha de su conclusión, mediados del siglo XIII, siendo el arzobispo de Santiago Juan Arias (1238-1266).

claustro3 p      En el centro del patio del claustro se alza una fuente cuya taza data del siglo XIII. Está construida en un bloque de granito y decorada con gallones. Su configuración evoca a la que ocupa el mismo lugar en el claustro de la catedral de Santiago y que según todos los indicios procedería de la que existía en la desaparecida fachada del Paraíso (actual Azabachería).

      A lo largo de las crujías del claustro se organizan diversas piezas relacionadas con la función original de este espacio como lugar de enterramiento. Es el caso de las laudas sepulcrales y sarcófagos (siglos XII-XIV). Adosado al muro sur de la iglesia se encuentra el sepulcro del canónigo compostelano Bernardo Arias, fallecido en el año 1291, que presenta figura yacente de notable factura en la que destaca el cuidado labrado de su rico ropaje.

      En el tramo siguiente podemos observar un segundo sarcófago -también con estatua yacente-, del año 1368, que con toda seguridad pertenece a uno de los priores de Sar pero cuya identidad se desconoce. Las formas de la figura, aún siendo más toscas y geométricas que las del anterior, guardan una gran similitud en el modo de representar la imagen. Así, por ejemplo, ambos sostienen en el pecho un libro cerrado y sus cabezas destacan sobre una sencilla almohada. Finalmente, una amplia serie de laudas sepulcrales contemplan esta colección funeraria.

      Junto con estas piezas comparte espacio una selección de elementos arquitectónicos de gran interés artístico y cultural pertenecientes al antiguo edificio medieval de Sar. Entre ellos cabe resaltar el fragmento del rosetón de la fachada principal de la iglesia, así como diversos capiteles, cinacios y dovelas del siglo XIII.