Convivencia Catequistas Adviento 2012
PDF
Imprimir
E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Jueves, 27 de Diciembre de 2012 11:21

 De acuerdo al cronograma de actividades programadas, el pasado 1º Diciembre coincidiendo con el inicio del Tiempo de Adviento,realizamos la Convivencia de Catequistas, y así prepararnos para la llegada del Señor.                                     

 

 Programa

 PRIMERA PARTE:  

Presentación en P.Point: El año litúrgico .

Responde:

1-¿A qué se denomina “Año Litúrgico”?

2-¿En cuántos tiempos está dividido, y por qué?

3-¿ Cuáles son los tiempos litúrgicos?

SEGUNDA PARTE

Presentación: Tiempo de Adviento

Responde:

1-      ¿A qué denominamos Tiempo de Adviento?

2-      ¿ A qué se nos invita durante el adviento?

3-      ¿Cómo voy a preparar mi adviento? , ¿ de brazos cruzados?

4-      ¿Cómo crees que hay que estar vigilando hoy?¿ abro mi puerta?

 

A continuación celebramos la Santa Misa, precidida por Don José.

Y como es habitual, cerramos la jornada compartiendo una merienda " a la canasta", es decir cada uno trajo algo rico  para compartir.

 

altalt

 

SERVIR

Toda la naturaleza es un anhelo de servicio.
Sirve la nube, sirve el aire, sirve el surco.
Donde haya un árbol que plantar, plántalo;
donde haya un error que enmendar, enmiéndalo;
o un esfuerzo que todos esquiven, acéptalo.
Sé el que aparte la molesta piedra del camino;
sé el que aparte el odio entre los hombres
y sé el que resuelva las dificultades del problema.

Existe la alegría de ser sano y la de ser justo;
pero, por sobre todo la inmensa alegría de servir.

Qué triste sería el mundo si todo estuviera hecho,
si no hubiera una rosa que plantar,
una empresa que emprender

Que no te llamen solamente los trabajos fáciles.

¡Es tan bello hacer lo que otros rehúsan !
Pero no caigas en el error de que sólo
se hacen méritos con lo grande;

hay pequeños servicios que son buenos servicios:
adornar una mesa, ordenar unos libros,
peinar a una niña…

Uno es el que critica,

otro, el que destruye: ¡sé tú el que sirve!

El servir no es tarea de seres inferiores.
Dios, que da el fruto y la luz, sirvió.
Pudiera también llamársele así: ¡El que sirve!

Él es el que tiene sus ojos fijos en nuestras manos

y nos pregunta cada día: ¿Serviste hoy?

¿A quién? ¿Al árbol, a tu amigo, a tu madre?

                                                                                           Gabriela Mistral